Google+ Followers

martes, 13 de octubre de 2009

WILHELM REICH. CEREMONIA DE ACOLLEMENTO.

Marín acolle.

A quien en derecho proceda:
El infraescrito cuyos datos obran en poder de esa administración, sin ningún respeto y en la forma que en derecho es probable que también sea improcedente,
EXPONE:
Que le pareció entender por los medios informativos que el vecino Concejo de Marín va a inaugurar un Servicio de Acollemento Municipal. Traducido, servicio de acogida. El escaso conocimiento del gallego normativo de última generación del que suscribe, hizo que erróneamente entendiese que ese servicio iría dirigido a los pescadores extranjeros que se han quedado sin embarque, sin domicilio y sin ningún medio de subsistencia. A los marineros de armadores de fortuna que abandonan sus buques sin combustible, sin víveres, sin caja y sin pagar los gastos de estadía. Parecía una idea solidaria y digna.
Lamentablemente, la intención municipal no es esta, sino celebrar una especie de ceremonia iniciática a modo de bautismo civil donde la comunidad municipal "acoge" al recién nacido en su seno.
Que como viene sucediendo en las administraciones de izquierdas (?) , le parece al solicitante que cuando los medios escasean, los puestos de trabajo en todas las administraciones son precarios, sin garantías de igualdad de oportunidades (excepto para asesores y altos cargos, que son todos igual de amigos), sus gastos en artificio, desfiles y ceremonias doctrinales son superfluos. Asimismo el ateísmo del que suscribe, o los dioses a la medida con poco mantenimiento de Martín el instigador, prefieren a todas luces un profesional del clero, con su casulla, su ceremonial y sus cánticos de oficiar, al traje sin corbata de un electo y menos aun al electo que envió la nota al Boletín Oficial de la Provincia de Pontevedra.
Es por lo que:

SOLICITA:

Que se dé un curso de derecho constitucional a los ponentes del EDICTO municipal del citado concejo.

Que en caso de rechazarlo ( posibilidad muy alta) se dote a los oficiantes de vestimentas de pontifical y se les aleccione en canto gregoriano, para dar mayor realce y vistosidad a la ceremonia.

Atendiendo a las siguientes

CONSIDERACIONES:

Los nacidos en un territorio son ciudadanos por su simple inscripción en el correspondiente Registro Civil y padrón municipal.

La administración correspondiente tiene la obligación de protegerle, enseñarle, y atender a sus necesidades, con la esperanza de que pague impuestos, sin que medie ceremonia de presentación y bienvenida alguna, que en todo caso es una actividad familiar y privada, hasta en las comunidades mas pequeñas e incultas.


Conociendo el recto proceder de su Autoridad, espera el firmante que se meterá el presente escrito por donde mejor proceda.

En mi casa a 13 DE OCTUBRE DE 2009