Google+ Followers

sábado, 31 de enero de 2009

HORTERAS.




Hortera.- Sus. m. En Madrid mancebo de las tiendas de mercader. Adj.: vulgar, de mal gusto. (fotos de la Web).
Pondría unas fotos de los Gobernos Galegos, que benefician a todo-los galegas e galegos, traballadores e traballadoras, nenas e nenos de mi comunidad autónoma, pero no nos llevamos.


No pensaban los empleados de las tiendas de tejidos, cuando buscaban un retal que fuese parecido al que habían encontrado para hacer la levita que diese para unos calzones, que su oficio iba a ser adjetivado y que políticos, periodistas y alguna gente de bien iban a ser seguidores suyos.


Las modas me parecen antiestéticas, redundantes e inútiles. Me resisto a ser correcto. A la moda es visualizar para ver, sustanciar para realizar, testar para probar o comprobar. El lenguaje ha dejado de ser genérico para ser sexista. Los hombres y mujeres, ciudadanos y ciudadanas, presidentes y presidentas, jueces y juezas. Me parece injusto que no se haga extensivo a las demás especies "la captura de merluzos y merluzas se presenta extraordinaria" "los propietarios de perros y perras de este Ayuntamiento, deberán registrarlos". "En este San Martín se han sacrificado en España cien mil cerdos y cerdas", "El esfuerzo de los vecinos se sustanció en una ensalada monumental de cien lechugos y lechugas, veinte cebollos y cebollas y trescientos tomates y tomatas, consiguiendo el Guiness de la ensalada".


Políticos y economistas han descubierto la familia, inyectan dinero a las familias, contribuyen al bienestar de las familias. En la anterior etapa socialista, cuando los políticos iban de copas y fumaban porros, esta actitud resultaría "infumable". Eran más jóvenes y aun no les preocupaba lo del bachillerato de los niños en Bristol, o el jardín para los nietos en maravillosa mansión. Les preocupaba la gestión, todo el mundo gestionaba. Incluso los que llegaban tarde a currar por que tenían una resaca del copón, habían realizado unas gestiones.


Un soltero, que paga impuestos, no es minusválido, ni maltratada, tiene poca o ninguna posibilidad de conseguir ayuda de la Administración, y muchas menos que otra persona en las condiciones anteriores de acceder a cargos públicos, por oposición o a dedo. Otra cosa es cuando se habla de "las familias". Esta vasca apoya a las familias a través de los bancos y promotores inmobiliarios, buen sistema. Todas las familias de España les debemos mucho. Puestos a preferir, prefiero Cáritas y la Iglesia Católica, que tienen más experiencia en familias "necesitadas" y experiencia secular en el manejo de capital ajeno.


Los Nacionales. Los ministros se sienten obligados a poner en los papeles oficiales "Gobierno de España", entonces cuando recibo las multas de tráfico me cago: En el gobierno de España, en el Ministerio del Interior, En la Dirección general correspondiente y en el agente denunciante. Debe ser para tocar a menos.


También es hortera. Si viene un papel con un Escudo Nacional y el Membrete de la Dirección General, ya se sabe que es del Gobierno de España, que es una multa recaudatoria y hay que decirle al cartero que nos hemos vuelto invisibles. Es improbable que sea la Medalla del Mérito Civil, sobre todo si nos nos mató algún hijo puta.


Dentro de la categoría de horteras nacionales están el Ministro de Industria, que desde su Master americano, que debió sacarlo con lo del beisvol, nos recomienda comprar productos españoles, y los otros, que no consumamos cava catalán, solo champán francés que me gusta más. Y que levantemos los pesos a mano, que las grúas las hacen los vascos. A ellos se suman los obreros británicos, tan contentos cobrando el paro hace unos años, mientras los únicos que trabajaban eran indúes, paquistanies y jamaicanos, ahora piden que los echen, solo trabajadores British.


En fin, el mundo se ha llenado de antiguos dependientes de tiendas de tejidos de Madrid. Los cuales en la actualidad son mas cultos, elegantes y educados que nuestros dirigentes, además solo se espían las ventas.

viernes, 23 de enero de 2009

CUALQUIERA PUEDE SER ABANDONADO.

Os pongo una muestra de a donde nos pueden llevar algunos en cuyas manos hemos depositado nuestro futuro. Es una colaboración internáutica de Miguel Angel Sanchez Terry, Torrero de Faros, actual Encargado del Balizamiento de la Autoridad Portuaria de Tarragona.
Nada de esta entrada es mío, ni siquiera la búsqueda. En los enlaces se pueden ver los autores, que han hecho un interesante trabajo de denuncia e investigación.
Mera.

12Ene2009
Faros radiactivos abandonados en el ártico ruso
Faro nuclear abandonado en la costa rusa en English Russia.
La anotación Abandoned Russian Polar Nuclear Lighthouses (Faros nucleares abandonados en el ártico ruso), ilustra con varias fotos el estado de deterioro de uno de las decenas de faros con generadores nucleares que existen a lo largo de la costa más al norte y más remota de Rusia.
En la época de la Unión Soviética, el Partido Comunista decidió construir una cadena de faros que guiaran a los buques en los oscuras y largas noches polares a través de las costas inhabitadas del país [...] Al estar situados en zonas a cientos de millas de cualquier lugar habitado los faros debían ser totalmente autónomos [...] Se optó por instalar pequeños generadores nucleares que proporcionarían electricidad a los faros durante años, sin necesidad de intervención humana.
La historia, como no podría ser de otra manera y aunque es un episodio no concluido, no salió según lo previsto: el colapso de la Unión Soviética llegó hasta los faros nucleares de las remotas tierras del norte.
Éstos dejaron de funcionar tiempo después, principalmente debido a la llegada de buscadores de metal que los asaltaron para llevarse todo lo que encontraran en su interior –incluyendo tal vez una buena dosis de radiación.
En 2003 en Cabo Pihlissar, cerca de Kurgolovo, se encontró el generador radiactivo de uno de estos faros a unos 200 metros de éste, “sumergido en aguas poco profundas del Már Báltico”.
Buscando más al respecto encontré el artículo Control Remoto: Desmantelando RTGs [PDF, 184 KB], de Malgorzata Sneve, publicado en la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA por sus siglas en inglés) donde cuenta un poco más acerca de los faros nucleares.
Los faros utilizan un tipo de Generador Termoeléctrico de Radioisótopos (GTR), “un simple generador eléctrico que se alimenta por desintegración radiactiva.”
Los GTR se pueden considerar como una especie de batería y se han empleado como fuentes energéticas en satélites, sondas espaciales e instalaciones remotas sin personal, como los faros. En general, los GTR son las fuentes más adecuadas para sitios sin personal ni mantenimiento, que necesitan apenas unos centenares de vatios, o menos, de energía durante períodos demasiado largos para que resulte económico alimentarlos por medio de células de combustible, baterías o generadores, y son también adecuados allí donde no son viables las células solares.
Es el tipo de fuente de energía que proporciona electricidad a diversas sondas espaciales, entre otras la míticas sondas Voyager –lo que las permitió seguir funcionando y enviando datos aún cuando estaban ya muy lejos de la luz solar.
A diferencia de una central nuclear, en un GTR no puede producirse una fusión del núcleo ya que no hay reacción en cadena ni hay fisión.
En un GTR el calor se libera al desintegrarse un material radiactivo y se convierte en electricidad por medio de una serie de termopares.
Es decir, que la energía se produce a partir del calor originado por el GTR. Por tanto el riesgo tiene su origen en el propio material nuclear en descomposición. Los GTR utilizan normalmente estroncio-90 que está clasificado como fuente de categoría 1: máxima peligrosidad que puede producir graves quemaduras y la muerte por exposición.
De hecho, en Georgia en 2001 y 2002 aparecieron varios GTR del mismo tipo, de origen soviético, abandonados en bosques y los cuales causaron graves lesiones y quemaduras a los leñadores y pastores que los encontraron en los diferentes casos.
Actualmente todos los GTR instalados en los faros han superado su tiempo de vida. Según el Organismo Federal de Energía Atómica de la Federación de Rusia (Rosatom), de entre los más de 650 GTR que es necesario retirar y sustituir en Rusia, 200 está (o estaban) instalados en faros de las regiones de Murmansk y Arkhangelsk, una región relativamente cerca de Noruega.
Precisamente Noruega colabora desde finales de los 90 para llevar a cabo la retirada, lo antes posible, de todos los GTR de la región noroeste de Rusia. Una colaboración que, a pesar del riesgo del proceso, de momento ha conseguido retirar un tercio de los GTR sin incidentes .

miércoles, 21 de enero de 2009

CABO BOJADOR. ANTONIO CASTAÑO.




El faro de Bojador en la actualidad. Foto: Rui Omelas.




El relato que sigue son recuerdos de D. Antonio Castaño Lamela, del Cuerpo de Torreros de Faros. Intento transmitirlos tal como los recibí en las noches del verano de 1979 que compartí con él, su bella esposa Lola y una hija, cuyo nombre no recuerdo, en el faro de Cabo Silleiro. He intentado que Lola me diese una parte de su recuerdo, pero me dijo que ese episodio de sus vidas les había hecho sufrir tanto, que pasaron muchos años intentando olvidarlo y que de ninguna manera quería recordarlo.


Antonio Castaño falleció hace dos años, ya jubilado en A Coruña.




Su padre era el encargado del faro de la Isla de Ons, se turnaba con un compañero y compaginaba el mantenimiento de la señal con la enseñanza, que libró a muchos isleños del analfabetismo. Los habitantes de Cies, Ons y Sálvora, en los años treinta y cuarenta, aprendían a leer entre salida y salida a la mar, (los niños menores de doce años podían ser enrolados) en las dependencias de los faros, sus padres pagaban la enseñanza con un saco de patatas, pescado o un trozo de carne salada. Los hijos de los fareros compartían esas clases, hacían el bachillerato por libre, y hay maestros, capitanes, ingenieros, abogados ... que iniciaron su formación enseñados por sus padres en puntos aislados de nuestro litoral. Antonio Castaño se presentó a las oposiciones a Torrero de Faros y las aprobó, hizo las prácticas en las dependencias de Alcalá 42. Todos los torreros nos formamos en Madrid. Su primer destino fue la Isla de Sálvora y se casó con una isleña bellísima, Lola, de la que estuvo siempre enamorado.


Los funcionarios destinados en África ganaban mucho más que en los destinos de la península. Castaño concursó en 1956 a la plaza de Cabo Bojador, en el antiguo Sidi Ifni. Hoy Sahara Occidental. Antonio y Lola dejaron a su primer hijo a cargo de sus abuelos. Estuvieron contentos en el faro, cuya dotación se completaba con su compañero Carlos Ruiz (o Rey) Dama . La partida con los compañeros, la hermandad con los militares y civiles residentes, la incomparable situación económica hacía más llevadera la vida lejos de los suyos. La llegada de provisiones y correo por los "mandaderos" un matrimonio canario, que hacían pequeños transportes en una camioneta y se ocupaban de la limpieza de las instalaciones, se llamaban Lucas Barrera Segura y Dolores Jiménez Morales, era siempre un motivo de alegría.


La mañana del 29 de noviembre de 1957 habían cazado un venado, lo desollaron al lado de la boca del aljibe y lo adobaron. Comieron con la pareja de la Guardia Civil, y cuando estaban echando la partida y tomando café, se vieron encañonados por un grupo de bereberes, no saharahuis. No les dio tiempo a nada. Los guardias entregaron sus pistolas en la funda.


-No nos dio tiempo a nada. El armamento lo teníamos en la torre, si hubiésemos estado prevenidos, nos durarían dos horas.


Los asaltantes recogieron el armamento: fusiles, pistolas y bombas de mano. Cargaron los suministros del faro y todo lo que les pudo servir en el camión de servicio. El personal fue amarrado en la caja, sus captores se dividieron en dos grupos, uno se dispersó y el otro les condujo en el camión durante día y medio hasta una granja en territorio marroquí, donde estaban otros prisioneros españoles, custodiados por miembros del Frente de Liberación, que sin duda alguna eran militares regulares, mandados por un comandante del Ejercito Real.


Las mujeres fueron separadas de los hombres, en su lugar de cautiverio se encontraban las mujeres de un destacamento de la Guardia Civil que también había sido capturado.


Los hombres eran interrogados, especialmente los militares, que por otra parte poco tenían que decir, pues no había ninguno con acceso a información sensible.


La preocupación por las mujeres y por la situación de las familias en España era una losa que pesaba en el ánimo de los prisioneros.


Mientras, cuando el faro dejó de funcionar la flota informó a la costera de las Palmas e inmediatamente, según algunos informes se envió un avión de reconocimiento y según el relato de Castaño, a los tres días llegó una lancha con personal de Obras Públicas y guardias civiles desde las Palmas. Quedaron horrorizados al ver la sangre en el aljibe, el faro desierto y saqueado. Los buzos inspeccionaron el aljibe. Ningún cadáver. Pero la sangre reseca no dejaba lugar a dudas. El personal del faro había sido asesinado por bandidos. Se comunicó a las familias la situación y se les dio por desaparecidos. Se hicieron funerales en Coruña, Pontevedra, Zaragoza y Las Palmas.


A los seis meses de cautiverio, la situación comenzó a cambiar. La Legión, que se había retirado en un primer momento, tras sufrir bastantes bajas, y los paracaidistas que se formaron para la ocasión habían tomado posiciones en el territorio, causando numerosas bajas al llamado Ejercito de Liberación del Sahara y a la población civil (según se dijo). El coronel que ahora dirigía el improvisado campo de prisioneros accedió a que se reuniesen los matrimonios y a hacer llegar a la Cruz Roja internacional cartas de los prisioneros a sus familias. La Cruz Roja no podía negociar un intercambio de prisioneros, pues al parecer el Gobierno español no reconocía la beligerancia del supuesto frente de liberación, tampoco que hubiese "desórdenes en las provincias africanas" y mucho menos que existiesen prisioneros en manos de "sublevados o bandidos".
Esta situación duró año y medio. Un día fueron entregados al Ejercito regular que los llevó a la frontera de Ceuta, donde fueron entregados a las Autoridades españolas.
-Nada más llegar, sin informarnos de nada, fuimos interrogados repetidas veces y en varios sitios por el Servicio de Información Militar. Su único interés era si los militares se habían comportado dignamente o si habían confraternizado con los marroquíes.


Antonio Castaño Lamela ocupó plaza de Suplente en la Jefatura de Costas de Coruña, donde llevaba la Pagaduría cuando no nos sustituía a uno de baja o vacaciones, hasta su jubilación. Era un Técnico competente y un excelente compañero. Lola su señora, es tan inteligente y lúcida como la recordaba. He intentado localizar a su compañero Juan Carlos y no lo he conseguido.

Es posible que exista en el relato alguna inexactitud, son recuerdos de una historia contada. Si alguien puede corregir algo lo agradezco. Hasta el relato de Antonio, poco había oído hablar de esa guerra y la mayor parte de los españoles nada. La guerra de Sidi- Ifni nunca existió.





Dedico estas lineas a la memoria de mi compañero Antonio Castaño Lamela y a su familia.

viernes, 16 de enero de 2009

EL FARO DE EDDYSTONE.

Retrato de Henry Winstanley
El primer faro instalado en Europa, con la consideración de Señal Marítima permanente, fue el Faro de Eddystone. Eddystone es una piedra que en pleamar queda sumergida unos sesenta centímetros bajo el agua, situada a 13 m.n. al Sudoeste de Plymouth. Sufre corrientes y vientos muy duros, así como situaciones de nieblas con visibilidad inferior a diez metros en numerosas ocasiones. Después de la pérdida de varios barcos de la flota real en medio de la niebla, un Acta del Parlamento autorizó a Henry Winstanley; un hombre de negocios que ya había perdido en la Roca de Eddystone dos de sus cinco barcos; a construir un faro que "librase a la navegación de tal peligro". Winstanley era más famoso por su atracción "Winstanley Waterworks", instalada en Hyde Park, que durante décadas había generado una considerable fortuna, que por su recién adquirida condición de naviero.
En 1696 comenzó los trabajos de construcción de una torre , que el Almirantazgo apoyó con barcos y hombres. Inglaterra estaba en guerra con Francia y la Corona mantenía permanentemente un buque de protección para los constructores de la torre. Pero un día de calma el escolta no apareció y un corsario francés hizo prisioneros a Winstanley y sus hombres, conduciéndolos a Francia. Luis XIV mandó liberarlos inmediatamente, al saber a que se dedicaban, diciendo "Francia está en guerra con Inglaterra, no con la Humanidad".
La torre construida en forma octogonal, en madera y hierro, con numerosos adornos que se correspondían más con el "carácter excéntrico del constructor" que con necesidades estructurales, se encendió con un fuego de carbón por vez primera en 1698. Winstanley respondía a las críticas hechas por marinos y constructores, manifestando su deseo de pasar en su torre el peor temporal que sufriese Inglaterra.
Lamentablemente su ruego fue atendido y la noche del 27 de noviembre de 1703, el mayor temporal que se recuerda en la historia de Inglaterra, arrasó el faro y a sus seis ocupantes. Henry Winstanley había arribado a la torre con tres operarios para hacer reparaciones urgentes. El cadáver de Winstanley nunca apareció. La semilla estaba puesta pues durante los cinco años de fuego de carbón en Eddystone Rock no hubo ningún naufragio.

Torre de Winstanley.

Después de nuevos naufragios en la zona el Almirantazgo urgía la nueva construcción de un Faro en Eddystone Rock.


Rudyerd, un tratante de seda, obtuvo del Parlamento una patente por 99 años, que le autorizaba a construir un faro en el lugar, cargando un penique por tonelada a los buques que por él pasasen. Del cobro se encargaba la Casa de la Trinidad (Trinity House) o la Aduana en los puertos en que aquella no tuviese administración. Aplicó Rudyerd a la construcción criterios navales y no los convencionales de edificios. El Faro de Rudyerd duró 46 años (1709-1755), atendido por tres fareros, un aprendiz y un principal. En su linterna lucían doce lámparas de aceite, y la estructura era cilíndrica, de madera forrada de plomo.

La noche del 2 de Diciembre de 1755, el Principal Henry Hall, despertó al personal para comunicarles que la linterna estaba ardiendo. Hall " de 92 años era de complexión fuerte, y ágil para su edad". Pasaron los fareros cubos de agua en cadena, lanzándolos Hall hacia arriba, para intentar apagar el fuego. Como tenía la boca abierta, el plomo derretido de la cúpula de la linterna se deslizó por su garganta. Después de ocho horas luchando con el fuego los cuatro fareros estaban en la base de la roca, azotados por las olas. Un particular que vio el incendio envió un bote, que al no poder aproximarse a la roca debido a la mala mar, lanzó cabos arrastrando a los fareros hasta el bote.
Henry Hall sobrevivió doce días y fue atendido por el Dr. Spry, quien al realizarle la autopsia extrajo un ovoide de plomo de 7 onzas y media (200 grms.). Spry envió un relatorio del caso a la Royal Society. Los miembros no creyeron que se pudiese sobrevivir después de ingerir plomo derretido. En defensa de su prestigio, el doctor Spry hizo tragar plomo a perros y aves, probando así los hechos.

La torre de Smeaton, que en su construcción empleó por primera vez el cemento y el cemento rápido, funcionó desde 1759 a 1882. La cuarta y actual es la de Douglass, que permanece en servicio y fue la primera de la costa británica en ser automatizada en el año 1982.

Torre de Douglass, al lado de la base de la torre de Smeaton, construida alrededor de un tronco de roble (inglés, naturalmente), que sobrevive.

Dedico esta entrada a Miguel Ángel Sánchez Terry, que me encargó la traducción de la historia de los faros británicos en 1981. Nunca se la entregué pero el recuerdo de los textos quedó imborrable, cuando decidí echarla al correo los libros Faros españoles, Faros españoles del Océano y Faros españoles del Mediterraneo ya habían sido publicados por el Ministerio de Obras Públicas. Y es que de joven andaba un poco perdido yo. Farero e Ingeniero industrial, su trabajo debería ser ejemplo para otros que cobran mucho más.
Fuentes: Trinity House, Wikipedia, M.A. Sanchez Terry. Fotos y grabados de la red.

miércoles, 7 de enero de 2009

LOS DIOSES DEL RAYO.


Tenía nueve o diez años y me daba terror la existencia de los dioses de la guerra y sus representantes, "a nuestro Caudillo Francisco, al Pueblo y al Ejercito", Dios había elegido España para pasar cuarenta años. El infierno, el purgatorio, la Pasión, la Resurrección eran nuestra religión.

Mis padres me mandaban al monte a pastorear unas terneras que criábamos para completar el exiguo salario. En la soledad compartida con el perro, veía el cielo, lleno de ángeles en forma de nube o viceversa, a Yuri Gagarín con su nave atravesando cumulo-nimbos y no veía el poder de Dios. Ni la amenaza del pecado, ni sentía el infierno bajo mis pies, solo la tierra caliente, que anunciaba la tormenta de verano. El mastín apoyaba su cabeza en mi rodilla desnuda: "Tarzán, no puede ser, no puede haber un Dios que haga el infierno, o que sea español, y los portugueses, que también son católicos... Vamos hacer un conjuro".

Me subía a la roca desde donde se veía la montaña y el mar. Las nubes de tormenta estaban justo encima, amenazadoras.

"Si Dios existe, que caiga un rayo y me parta."

Se desataba la tormenta, aterrorizado de mi propio atrevimiento saltaba bajo la roca donde mi perro había buscado protección. Me abrazaba a él y suplicaba:

"Señor, perdón, perdón, que castigas sin palo y sin piedra- lo decía mi madre- Pero si existes mata con el rayo a las terneras (las odiaba)".

Dios debía tener un pacto con la economía familiar y nunca mató al pastor ni a las terneras. Fue el principio de un ateísmo pertinaz.

Han pasado casi cincuenta años, hoy tengo los mismos miedos y casi las mismas fobias.

Detesto al Dios de la guerra, que se encarna en las tres grandes religiones monoteístas, que tienen pueblos elegidos, que están en posesión de la verdad. "In God we trust", reza el dólar. Maldigo a sus administradores, imanes, sacerdotes y rabinos.

Todos los estados han sido en un determinado momento de su historia estados terroristas, hoy lo son casi todos y los que no, son cómplices silenciosos. Isaac Rabín, Golda Mayer, Bin Laden, Bush, Solana y todos sus cómplices son asesinos, sembradores de odios.

Por ser optimista, creo que algún día la humanidad desterrará al mismo tiempo a los dioses "justicieros"y a los Caudillos. Los reyes del tiro al aire, de la incompetencia y desorganización, de la corrupción y el postureo, dedicarán su tiempo al teatro y no a la política. Y si desaparecen los explotadores, viviremos como Dios.