Google+ Followers

viernes, 29 de octubre de 2010

INSTITUTO DE PONTEVEDRA.



El Instituto en la actualidad.

En toda la provincia había dos institutos y algunos colegios religiosos autorizados. Los Institutos estaban separados por sexos. Masculino y femenino (solo se consideraban dos). Uno en Vigo y otro en Pontevedra. Y había uno laboral en Villagarcía. Había dos grupos por curso, el "A" y el "B". Mendoza y yo estábamos en la frontera, unos cursos en el "A" y otros en el "B". Como no venían emigrantes la M era una letra central. En cada aula había entre cuarenta y cincuenta alumnos.
Algunos de mis compañeros hace diez o doce años empezaron a reunirse el viernes antes de la Peregrina, que es en agosto, y cenar juntos. Los más reprimidillos se iban de putas después de cenar.
Cuando volví a Pontevedra uno de los organizadores me avisó. A mis ojos, los que había visto hacía cuarenta años como adolescentes aparecieron como lo que somos: abueletes. Cenamos, nos emborrachamos discretamente y fuimos a bailar al "desguace". El desguace como su nombre indica, es una discoteca clásica, se abrió cuando éramos jóvenes y seguimos yendo los mismos, cuando nos divorciamos, o nuestras parejas nos dan la noche libre (a saber por que). Es un sitio para ligar o morir en el intento.
Mi Santa a veces fue de incógnito y como no la conocían yo hacía como que había ligado. Pero este año fui solo y triunfé. Quedé muy contento. Al entrar vi como una dama mayor que yo (son las únicas que me miran), de buen porte, muy bien vestida y excesivamente enjoyada, me miró y salió a bailar, salté como un gamo a pesar de un dolor en la rodilla, rotura de menisco interno le llaman, me puse a su lado marcando el terreno. Bailamos y en las lentas empezó una conversación disparatada:
- Si te pregunto si vienes mucho, me vas a mandar al carajo. Estoy haciendo una encuesta por cuenta de la gerencia: ¿ Cual es el motivo de tu visita?
-¿Cuales son las opciones? En las encuestas siempre hay opciones.
-Claro: Vienes a buscar un amante. Vienes a emborracharte. Vienes a buscar pareja. Vienes a hacer las prácticas de baile de salón.
- Ninguna, soy una prostituta de lujo y por doce mil euros puedo ser tuya...
Me pareció genial y respondí un poco atropelladamente:
-Hostia, me harás una rebaja, que hoy solo he conseguido once mil quinientos...
Me cogió de la mano, y riendo me llevó a su mesa, no permitió que la invitase en vista de que estaba pobre y me contó su vida de emigrante en América y extravagante empresaria por estos lares.
Pero esa es otra historia.

jueves, 21 de octubre de 2010

PIERRE SAN MARTÍN.

Foto: Un Puma.

Entre las muchas fidelidades y felicidades que Diego me da, con las diferencias que separan a las generaciones, incluso entre padres e hijos, están sus amigos. Y los va haciendo como debe ser: en la vida, el trabajo, la música...
Diego, es uno de los muchos que luchan contra el fuego en nuestra tierra. Con contratos temporales, en empresas montadas más o menos con dinero público, que los dejan con su vida en precario largos meses al año. Estaba de capataz de una cuadrilla aerotransportada. Los bajan de un helicóptero en el incendio y allí lo combaten con mochilas, batefuegos o con otro fuego (contrafuegos). La encantadora Marta, su compañera, comparte el oficio. Entre Diego y el Comandante del helicóptero se estableció una relación de mutuo encantamiento. Esa relación fue perceptible cuando hace unos días lo trajo a comer.
Pierre es un piloto de Puma que se formó en el ejercito francés, estuvo en todos los conflictos desde Djibuti hasta la primera guerra del golfo, en todos los países del África francófona donde Francia tiene establecidos destacamentos, que es como decir casi todos . Pertenecía al cuerpo de Suboficiales pilotos, que una vez pasados veinte años de servicios no pueden ascender ni mejorar económicamente. Permaneció en el Ejército desde los diecinueve hasta los cuarenta años, a esa edad se hizo "Free-lance", firma un contrato por una campaña y pilota su amado "Puma".
- A veces los gabachos nos enamoramos de una máquina, es normal, esta creció conmigo.
-Y tu relación con España, ¿cuando empezó?
- Nací en Santander..., dijo arrrastrando un poco la r.
-!!!!!!!
-En casa dicen que mi padre no era muy amante de Franco y salió corriendo por los Pirineos, un año y medio más tarde le siguió mi madre, con mi hermano y conmigo. Nos criamos en Francia, no se volvió a hablar de España y en casa todos empezamos a hablar francés, hasta que mi padre se puso serio y dijo que teníamos que saber español, nos enseñó la gramática y el vocabulario. Gracias a eso aprendimos a hablar. Pero en la vida normal solo hablamos gabacho. Luego debí cambiar el nombre por Pierre, para evitar cosas en el ejército francés.
Pierre es un francés, creo que un buen francés, defendió los intereses del país que le formó, estoy seguro que con absoluta disciplina, fue a donde se le ordenó y por lo que sé trabaja con entrega y dignidad en circunstancias a veces muy difíciles para quien le contrata por una campaña, en los incendios gallegos o en las plataformas de petróleo de Arabia Saudí. Hace que el trabajo sea divertido y los que se la juegan con él le adoran.
Y es que los humanos supervivientes de tantas cosas, lo siguen siendo, ya piloten un Puma con bandera francesa o pesquen atunes con bandera de las Scheicheles. Inteligencia, tenacidad y capacidad de aprendizaje son características que no están escritas en ningún pasaporte.


lunes, 11 de octubre de 2010

Chinos. Premio Nobel de la Paz 2010.


Carmen la lunática me aclaró por que el Nobel de la Paz lo dan los noruegos. Hoy recorriendo zonas industriales en busca de un almacén de maderas que no quebrase iba pensando en la cantidad de criminales a los que se ha concedido el Nobel de la Paz: Sadat, Beguín, Kissinger...Muchos de ellos exponentes de intransigencia religiosa, racial y política, pero sobre todo económica. Se me ocurría la peregrina idea del bloqueo económico popular cuando me acordé de Amal, o Rocío como le gusta ser llamada aquí, una chica marroquí educada entre nosotros, que era partidaria de que a los ladrones se le cortasen las manos "como en Arabia Saudí". No entré en que habría que cortarles las manos a los jeques, reyezuelos y dictadores hereditarios que roban el pan de sus súbditos y siervos.
¿Cuantos emigrantes españoles defendían en los sesenta el régimen de Franco, con el país muerto de hambre y asesinatos ocasionales de gentes por delitos de opinión en comisarías o en manifestaciones? Los más pobres e ignorantes de entre nosotros, los que tuvieron que dejar tierra y familia, en muchos casos defendían el orden constituido en España. Espero que los hijos de mis compañeros de la emigración vean hoy a los Caudillos chinos, sudamericanos, africanos, a los ladrones de las corporaciones multinacionales como criminales.
No sirve de nada a nuestra educación y desarrollo dejar de tener tratos comerciales con chinos, iraníes, judíos, caudillos de cualquier latitud, o simplemente con los gobernantes corruptos que dirigen nuestras vidas y nuestras economías. La hijoputez no es condición colectiva, es individual. Hay que reconocer a los hijos de puta que nos explotan y maltratan a sus conciudadanos cualidades positivas: la tenacidad y perseverancia, el autosacrificio y la capacidad de seducción. Lo malo es para que las usan, sus objetivos.
De momento creo que voy a seguir quemando gasóleo buscando maderas tropicales, me tomaré una botella de champán francés y me compraré un kimono japonés fabricado en China y distribuido por unos yankees, para seguir dejando que me sodomice mi propio gobierno. Eso si, seguiré manteniendo la esperanza de que la visita papal produzca un milagro: Una explosión de decencia.
Aparecerían carteles de : "Las autoridades sanitarias desaconsejan el suicidio colectivo", no puede ser de otra manera, los suicidas no consumen, no pagan impuestos.

martes, 5 de octubre de 2010

DROGAS. Legalización.


Hoy pillaron en Barcelona una plantación de marihuana valorada en tropecientos mil si hubiese alcanzado el mercado.
Esta noticia me toca. Me toca que "negociantes" funcionen en base a una prohibición. Que amigos míos compren marihuana para hacerse tés, porque tienen un cáncer. Me toca, porque cuando iba a Nigeria, en pleno golpe militar pillaba a un hombre intentando robar la caja de los anticipos y no lo entregaba a las autoridades, lo que hubiese supuesto su muerte segura., al día siguiente recibía "a present" un regalo empaquetado en periódico: Medio kilo de marihuana. Regalé y fumé.
Con lo que tengo en mi entorno, un cuartel de la guardia civil y un supermercado de la droga "El Bao", distantes cien metros, hoy me planteo que hubiese sido de mi vida si la "maconha" brasileña, el hachís marroquí o las plantas de marihuana movilizasen tanto dinero como hoy y si a mi me hubiese llegado a interesar el dinero. Seguramente son pocos los marinos que no han recibido ofertas en ese sentido. En los setenta y ochenta todos los que trabajábamos en un barco o manejábamos uno, tuvimos ofertas. Hace unos veinte años que no consumo ningún tipo de drogas, a veces bebo vino o cava, pero soy fumador y la nicotina es una de las drogas más poderosas. Ya soy un delincuente, fumo en el curre, y me cago directamente en la Miembra del Gobierno y ya de paso en la Ministra de todos "estes " Medios. Y en la panda de interesados que mantienen la prohibición que cuesta al erario más de lo que costaría mantener a todos los drogotas tranquilos y a lo mejor hasta produciendo. La caterva de policías, guardia civiles, funcionarios de prisiones, jueces y políticos que viven de ello es mucho más cara a la corta y seguro que a la larga que dar drogas y tratamiento a todos los que deseen ser drogotas del país. Además: es como el adulterio, gusta más por el morbo de la infracción. Entrar en el juego de lo prohibido. Entre el paro que generan nuestros políticos y economistas, el menosprecio del trabajo como fuente de bienestar y la inutilidad de la formación académica para la consecución de objetivos, no es de extrañar que los más débiles de nuestros jóvenes se decanten por la dependencia y los más fuertes por la marginalidad, ocasionalmente violenta.
Con los fondos que se dedican a la represión podrían generarse grupos de investigación, industrias, obras públicas, formación de jóvenes que estarían encantados en dejar las drogas y dedicarse a la política, o como yo, a escribir chorradas.

sábado, 2 de octubre de 2010

SAN SIMÓN. El Lazareto.


San Simón y San Antón. Foto Turgalicia.
Escrupulosamente delicada
La belleza crece por intuición.
Liberado de si, de su yo impreciso
El sujeto extrañado de su territorio canta y deduce
Que de un conjunto de sonidos se forma el arpegio
La memoria ante el blanco acude con presteza y corrige el compás
En la orilla de la linea divisoria. Carlos Oroza "Preludio a Cabalum"

El tráfico marítimo siempre fue distribuidor de enfermedades. Cuando hacía de secretario de los capitanes alemanes (1973...) los impresos de sanidad de todos los puertos incluían preguntas como: ¿tiene algún tripulante enfermo con fiebre y/o diarrea?¿ Ha observado mortandad de ratas a bordo?. Las enfermedades más comunes a bordo eran las de transmisión sexual, solían curarse en tres días con tres chutazos de dos millones de unidades de penicilina. Al aproximarse a un puerto los barcos solían izar una bandera amarilla la "Q" que significaba, "mi barco está sano y pido libre práctica", simultaneamente se izaba la "G" que significaba "necesito práctico". Los primeros que subían a bordo eran los funcionarios de Sanidad, recibían su cartón de tabaco y su botella de whisky (en casi todos los paises como el nuestro) revisaban las libretas de vacunas de los tripulantes y daban la "libre practica".
Todo esto me venía a la cabeza cuando recorría la Ría de Vigo a bordo del "Miño uno" un catamarán de pasaje de Ría. Íbamos hacia San Simón una isla hoy "Centro de Interpretación", que en el Siglo XIX fue elegida como Lazareto del Puerto, sucediendo a otro que posiblemente estuvo en las Cíes, que por razonas obvias resultó inoperativo.
La ley de Sanidad de 1866, pionera para la época, establecía recintos aislados en las proximidades de los puertos, para que pasajeros y tripulaciones enfermas no transmitiesen enfermedades a la población, pasando en ellos la "Cuarentena". Apestados y leprosos pasaban allí sus días esperando el final. Cuando esta Ley entró en vigor, en España ya existían Lazaretos. El nombre viene de Lázaro, el de los evangelios, a quien Jesús resucitó de la muerte por lepra, según se creía. Entre el Turia y la Albufera hubo uno, los campesinos llevaban productos al "Lazaret", por proximidad evangélica el nombre se tornó "Nazaret", allí fue creciendo un barrio a la sombra de lazareto. Hoy Nazaret es el barrio maltratado de Valencia. Hasta su hermosa playa fue ocupada por una terminal de contenedores. Mi amiga Pilar Sanfrancisco decía: Seguimos siendo apestados. No importa quien mande....
La Isla de San Simón y la de San Antón distantes unos treinta metros, albergaban el Lazareto Limpio y el Sucio, posiblemente antes de la promulgación de la Ley. En el limpio pasaban la cuarentena los tripulantes y pasajeros no infectados. Los muelles no eran los mismos para oficiales y pasaje que para los tripulantes. La isla de San Antón o Lazareto sucio era en realidad una leprosería. Se dejaban los alimentos en las proximidades, sin contacto físico con los leprosos, posteriormente se construyó un puente con dos puertas de hierro, el espacio intermedio era el que se dejaba para que se hiciese la entrega de alimentos.
Con la Ley se incrementó la presencia de buques que aprovechaban la cuarentena para fumigar, calafatear y hacer reparaciones, lo que dio un notable crecimiento a la ciudad de Vigo. Crecieron los astilleros por la Ría, muchos de ellos creados por el impulso de los inmigrantes catalanes e indianos retornados. Un episodio especialmente doloroso en San Simón fue el retorno de los soldados de Cuba que sufrieron una terrible mortandad consecuencia de las enfermedades tropicales (1898). Toda la ciudad se volcó con ellos una temporada. Luego muchos de aquellos soldados de "cuota" poblaron las tabernas de historias heroicas.
En 1921 se cerró el Lazareto de San Simón.
La demencia senil de mi madre le deja recuerdos por momentos. Su tío Eulogio Espiño Amil. Era hermano de mi abuelo. Había sido emigrante en Buenos Aires, volvió socialista y estuvo de apoderado de su partido en una mesa electoral. Era maderero. En julio de 1936 huyó. Recién casado y con un recién nacido, se ocultó en las proximidades de su casa. Mi madre le llevaba alimentos por la noche. Su hermano, que cazaba con los caciques le convenció de que se entregase. Se salvó de la pena de muerte, solo veinte años. Al principio estuvo encarcelado en la "Escuela Normal" hoy delegación de Educación. Allí le llevaban ropa sin piojos y comida. Luego San Simón. Estuvo hasta 1943, fue indultado. Salió tuberculoso y loco. Murió a los seis meses y durante los breves momentos de lucidez miró a su hermano y pidió: Cuidad de esa pobre criatura.
Ni siquiera eso tuvo. Su hijo, abandonado por su joven madre, no tuvo el apoyo de los suyos. Se crió con su abuela y empezó a trabajar a los doce años. Fue albañil. Cuando en las Canarias una artritis degenerativa le impidió trabajar, fue vagabundo. ¿Vivirá?.
Carlos Oroza declamó en la Isla del Mal y la Enfermedad exorcizándola, sus versos Poe, Poe, Poe...poemando seguidos atentamente por la concurrencia eran aplaudidos cuando las bellas imágenes del otro Carlos, Vilas Bugallo, irrumpían en las paredes hoy limpias, que sin duda en sus cales albergaron mensajes de dolor.
De vuelta, los kilómetros de muelle vacíos del puerto de Vigo, me dan un dolor añadido. Locales de copas encima de una playa.
Mi madre sonriendo me dice: En esa isla conozco yo a mucha gente, pero no me acuerdo como se llaman.
-Non Mamá, non é esa Illa, ti coñeces xente na Illa de Arousa.
-Tes razón, esa é a Illa onde estivo o tío Eulogio.
No sé por que, pero hay visitas que dan ganas de llorar.