Google+ Followers

jueves, 22 de noviembre de 2012

TERMINOLOGÍA MARÍTIMA.

Cuando suspendí en la Escuela de Náutica de Coruña se me presentaban dos alternativas: Trabajar con mis padres en una casa que construían; que me parecía insufrible, o irme de marinero. Había navegado unos meses en el Chiquita 2º, un barco del cerco de la sardina, que pescaba en la costa gallega. Al arte le llamaban "racú". Al sondador acústico, le llamaban "radar", cuando podría llamarse "sonar". El barco no tenía radar. El "jonio"no era un griego, era el radiogoniómetro.  Pero en el mercante en el que embarqué de marinero, el "Monte Amboto", era peor: el contramaeste me ordenaba pasar la estacha al "jincho". Los funcionarios a los que veíamos esperando en el muelle eran "pichicomas". "O Piloto"no era el Oficial de puente, era el Práctico. Ir a  a proa a toda leche era "ir a todo filispín". Terminados los estudios embarqué en barcos de los que en el juicio del Prestige llaman "piratas". Muchos de ellos construidos en Alemania con crédito oficial y abanderados en países con tan recia tradición marítima como Panamá, Liberia o Singapur. Aún no se habían puesto de moda Malta, Chipre o Gibraltar. Entonces navegábamos en esos buques entre cien y doscientos mil gallegos. Habían abierto el camino los marineros, después fuimos pilotos, maquinistas, telegrafistas y capitanes, por este orden. Aún tuve la suerte de ser el único español a bordo en dos barcos. Estuve en un barco de oficialidad alemana en el que el Capitán, el primer oficial y el contramaestre polaco hablaban gallego correctamente, pero en nuestro afán de enriquecer la lengua el marinero era "Matrose", el engrasador "Motormán", el telegrafista (yo) era el "Funker", el cocinero "Cuke". Después de diversas consultas con mis asesores lingüísticos de la taberna y veinte años de copas y reflexión hemos llegado a sorprendentes conclusiones:
El arte del racú creemos los etílicos estudiosos vine del "round cup", el copo del cerco, pronunciado raand cup . El jincho, es el molinete al que los pijos de la vela llaman winch
Los funcionarios del puerto, Aduaneros, Sanidad, Policía y Portuarios eran proclives a reclamar un cartón de tabaco rubio del "Entrepot" y una botella de güiski al barco que llegaba. Si un tripulante quería dejar en tierra regalos para los suyos debía antes ganar el favor de los carabineros, así el término pichicomas se extendió a los funcionarios públicos que obtienen beneficios del trabajo de los demás o de su desgracia. Beach comber es aquel que recorre las playas después de un temporal para recoger lo que la mar trae de restos de naufragio o carga que se pierde, es la actividad más despreciada en las costas inglesas, lo que en tierra llaman buitres
The Pilot es el Práctico del Puerto o Canal, pero un paquebote o pailebote, fué incorporado como buque de vela de más de un mástil, maniobrero y resistente. Era originariamente  The Pilot boat, La lancha de práctico, en español. 
Cuando  los ilustrados de la taberna escuchamos: Manolo ía na amoto a todo filispín, nuestro profundo y académico conocimiento indica que Manolo iba en su  moto a toda leche. Viene del inglés Full speed.
A medida que vayamos recuperando memoria colectiva en las tabernas, os la iremos  compartiendo por si comprendéis, hijos mios, que la ignorancia alcohólica no es exclusiva de castas. Es decir: nuestros ministros no son muy diferentes de los antiguos carabineros.

domingo, 4 de noviembre de 2012

WERT.


 Foto: Público.

No sé muy bien de donde sacan nuestros dirigentes a su equipo y asesores. Por lo que vi en Facebook a WERT, lo sacaron de una clase de mecanografía donde al teclado le fallaba la Q. Lo correcto sería QWERT, una para cada dedo de la mano izquierda. Pero según la Wikipedia parece que lo sacaron del colegio del Pilar, como a todos.
El Rey y yo flipamos bastante cuando dijo que su objetivo era "españolizar" a los niños catalanes. Yo creía que en el pasaporte de estos niños, como en el mío, donde pone Nacionalidad está añadido Española. Pero lo que quiere el buen hombre es imbuirles valores patrióticos, y luego se quejan los fachas de que jóvenes desorientados no quieran ser como ellos. Creo que los jóvenes quieren ser como yo: apátridas y jubilados. Porque la madre que te echa de casa, no es buena, y la cola del paro es terrible (varias manzanas), por tanto estos niños que no queremos ser nacionales deseamos que la administración nos pague desde el nacimiento, es decir,  pasar del Registro Civil a Clases pasivas: Si nos quieren hacer españoles que nos hagan, pero no dándonos pasaporte para que vayamos a buscar divisas y mandárselas a los chorizos residentes, como llevamos cientos de años haciendo. Queremos ser españoles como ellos, es decir no hincarla. Pero no hay inmigrantes suficientes para mantener a tanto parásito que se enchufa desde la infancia con salarios millonarios. 
El Rey y yo tenemos que hablarle a Rajoy. Esto va mal. Necesito decirlo:
Ayer tarde mientras recogía basura, tornillos y trastos diversos en la obra, me dio el punto de poner Radio 3 de RNE. Una voz joven pero pedorra explicaba que iban a dedicar el programa a una exposición fotográfica de no recuerdo que artista digital, para hacerlo ponían la música que acompañaba su obra en su "sait""www. nosequé.com". Los que hablamos castellano, gallego, catalán y sus diversas formas dialectales usamos: página web o simplemente página. Algunos emplean  "sitio" que coincide con la traducción de "site", aunque creo que los anglosajones lo utilizan solo para lugares notables. La señora repitió el "sait" del artista  media docena de veces. El uso incorrecto de verbos y el pijismo en el lenguaje se ha instalado en la Radio y Televisión públicas. El señor Ministro de Educación y Cultura que tiene tan brillante currículum en lo público y privado con impresionante influencia en los medios, debería utilizar estos para españolizar en condiciones a los que cobran dinero de todos los españoles incluidos aquellos, que por conocer demasiada gente como él preferiríamos ser apátridas

jueves, 1 de noviembre de 2012

Teorías de la proporción.


Leonardo da Vinci: El hombre de Vitruvio.

Siempre estuve colgado de las proporciones. En los tiempos de nuestra miseria anterior, la tierra se medía por riegos de arado, medidas de sembradura, y las cosas que tenían valor- telas, cabos,-  por varas o brazas, libras u onzas. En la miseria actual en que todo es comercio, en que lo importante es lo que tienes, hay unas proporciones que siempre me intrigaron, un tipo narigudo se le presumía bien aparejado para el sexo, luego le preguntabas a la beneficiaria y a veces  la veías profundamente decepcionada. Los narizotas no somos buenos machos necesariamente. Lo cual, según el comité de mis asesores morfológicos  se venía manteniendo desde antiguo.
Hay una dulce relación entre la marginalidad del que suscribe y la romántica delincuencia del Casco Vello de Vigo. Nilo, el dueño del punto de encuentro "O Lar do Viño", se mosquea cuando quiero pagar:
-Deja, ya pagarás otro día.
Para hacer un reparto equitativo de la miseria, invito a los marginales que quiero y me quieren, y traslado de vez en cuando el local de la tertulia.
Sole, la bella de los gorros y Jose el guía de los penales de España (22) me acompañaron el otro día al "Trece" donde su dueño siempre afable pone los gin-tonics más exquisitos de la ciudad, lo whiskies de malta y los rones caribeños más exóticos. Ocupamos una mesa al lado de una diosa que estaba de novia del camarero. Tanto este como su jefe podrían estar en pasarelas de moda. Como éramos los únicos clientes les rogué que se sentasen.
La conversación fue derivando hacia que hacíamos antes, en mi caso mucho antes. El camarero dijo que era futbolista y saltándose el protocolo sacó una lengua enorme, casi de camaleón y dijo:
-¿Veis esta lengua?.
- Si, ¡Joder!.Contestamos.
-Pues con eso de lo del fútbol, ya sabéis, en los vestuarios que todos vamos desnudos, llegué a una conclusión: El tamaño de la lengua es directamente proporcional al otro tamaño. 
Su novia, asentía sonriendo, satisfecha.
Me salió una carcajada.
-¡Lo digo en serio!
-Perdona, pero es que me estaba imaginando veinte mocetones con la lengua fuera y mirándose las pollas.
Las proporciones: un mundo poco estudiado.