Google+ Followers

sábado, 31 de enero de 2009

HORTERAS.




Hortera.- Sus. m. En Madrid mancebo de las tiendas de mercader. Adj.: vulgar, de mal gusto. (fotos de la Web).
Pondría unas fotos de los Gobernos Galegos, que benefician a todo-los galegas e galegos, traballadores e traballadoras, nenas e nenos de mi comunidad autónoma, pero no nos llevamos.


No pensaban los empleados de las tiendas de tejidos, cuando buscaban un retal que fuese parecido al que habían encontrado para hacer la levita que diese para unos calzones, que su oficio iba a ser adjetivado y que políticos, periodistas y alguna gente de bien iban a ser seguidores suyos.


Las modas me parecen antiestéticas, redundantes e inútiles. Me resisto a ser correcto. A la moda es visualizar para ver, sustanciar para realizar, testar para probar o comprobar. El lenguaje ha dejado de ser genérico para ser sexista. Los hombres y mujeres, ciudadanos y ciudadanas, presidentes y presidentas, jueces y juezas. Me parece injusto que no se haga extensivo a las demás especies "la captura de merluzos y merluzas se presenta extraordinaria" "los propietarios de perros y perras de este Ayuntamiento, deberán registrarlos". "En este San Martín se han sacrificado en España cien mil cerdos y cerdas", "El esfuerzo de los vecinos se sustanció en una ensalada monumental de cien lechugos y lechugas, veinte cebollos y cebollas y trescientos tomates y tomatas, consiguiendo el Guiness de la ensalada".


Políticos y economistas han descubierto la familia, inyectan dinero a las familias, contribuyen al bienestar de las familias. En la anterior etapa socialista, cuando los políticos iban de copas y fumaban porros, esta actitud resultaría "infumable". Eran más jóvenes y aun no les preocupaba lo del bachillerato de los niños en Bristol, o el jardín para los nietos en maravillosa mansión. Les preocupaba la gestión, todo el mundo gestionaba. Incluso los que llegaban tarde a currar por que tenían una resaca del copón, habían realizado unas gestiones.


Un soltero, que paga impuestos, no es minusválido, ni maltratada, tiene poca o ninguna posibilidad de conseguir ayuda de la Administración, y muchas menos que otra persona en las condiciones anteriores de acceder a cargos públicos, por oposición o a dedo. Otra cosa es cuando se habla de "las familias". Esta vasca apoya a las familias a través de los bancos y promotores inmobiliarios, buen sistema. Todas las familias de España les debemos mucho. Puestos a preferir, prefiero Cáritas y la Iglesia Católica, que tienen más experiencia en familias "necesitadas" y experiencia secular en el manejo de capital ajeno.


Los Nacionales. Los ministros se sienten obligados a poner en los papeles oficiales "Gobierno de España", entonces cuando recibo las multas de tráfico me cago: En el gobierno de España, en el Ministerio del Interior, En la Dirección general correspondiente y en el agente denunciante. Debe ser para tocar a menos.


También es hortera. Si viene un papel con un Escudo Nacional y el Membrete de la Dirección General, ya se sabe que es del Gobierno de España, que es una multa recaudatoria y hay que decirle al cartero que nos hemos vuelto invisibles. Es improbable que sea la Medalla del Mérito Civil, sobre todo si nos nos mató algún hijo puta.


Dentro de la categoría de horteras nacionales están el Ministro de Industria, que desde su Master americano, que debió sacarlo con lo del beisvol, nos recomienda comprar productos españoles, y los otros, que no consumamos cava catalán, solo champán francés que me gusta más. Y que levantemos los pesos a mano, que las grúas las hacen los vascos. A ellos se suman los obreros británicos, tan contentos cobrando el paro hace unos años, mientras los únicos que trabajaban eran indúes, paquistanies y jamaicanos, ahora piden que los echen, solo trabajadores British.


En fin, el mundo se ha llenado de antiguos dependientes de tiendas de tejidos de Madrid. Los cuales en la actualidad son mas cultos, elegantes y educados que nuestros dirigentes, además solo se espían las ventas.