Google+ Followers

martes, 8 de diciembre de 2015

EL DEBATE.





Esta gente me asusta. Sus argumentos repetitivos son como cuando estamos con copas y repetimos la misma frase creyendo que despertamos a nuestro interlocutor, son como la cantinela de los ejes de carro de vacas de mi infancia. Suenan a desprecio del medio, a falta de cuidado, a gasto innecesario de energía.
"Para que los españoles nos entiendan, es como si..." Entonces el debatiente gilipollas saca una comparación simplista, porque los españoles tenemos el intelecto atrofiado, falto de riego y cultivo.
Los mismos que vaciaron las arcas de las pensiones para salvar bancos administrados por colegas, los que condenan a cientos de miles de jóvenes al exilio o la miseria, los que han desterrado a lo mas brillante de nuestra juventud, nos dicen a través de la hija de uno que los nos expulsó a la generación de sus padres que han salvado al país de la miseria y que han salvado las pensiones. 
Muchos de los que hemos cotizado más de cuarenta años, que hemos visto como nuestras cotizaciones de  emigrantes servían a la dictadura, a través de los recursos burocráticos que se inventó para seguir alimentándose de nuestras remesas (Allotments) manteniendo nuestras cotizaciones, estamos encantados de que la Vicepresidenta asegure que va a seguir pagando las pensiones si se les vota.
Si fuésemos un pueblo digno ninguno de los inútiles de la jerarquía vieja y nueva estarían en el tablao.  Tal vez deberíamos dar la opción a los que aún no han participado en el desastre, aunque en mi caso, conociendo a algunos de los "nuevos", sin esperanza.