Google+ Followers

sábado, 30 de junio de 2012

CULTURA POPULAR Y CANTOS REGIONALES.


Faro de Sálvora al encendido. Foto: Encarna Muiño.
Después de dos días deliciosos en mi isla adorada, al calor de amigos de juventud, de los que pasados veinte o treinta años  recuerdas su conversación última, la confidencia dolorosa  y la anécdota divertida, olvidé por unos días mis traumas recaudatorios con Facianca, pues la Facenda galega, la Hacienda Pública y los chorizos de la banca se han emperrado en convertirnos a los curritos en mendigos y ellos se vuelven multimilloeurarios.
 Volví a mi oficio de reconstructor de ruinas un poco más relajado y tratando de hablar menos y poner más la oreja a la hora de comer.
-Din que Hitler non morreu.
-Pois po lo que teño escoitado ese Hitler foi moi malo.
La señora Antonia, con sus cincuenta años de carné de socia del Celta:
-Pero xa morreu hai moitos anos.
Un señor de mi edad dijo:
-Houbo o tema dos xudéos, pero ...
-Pois eu dijo-alzó la voz la señora Antonia- Po Atlético de Madrid non foi malo, que janou unha Lija.
El caballero de mi edad dijo:
-Eu non sei pa que falo, levántase dor de cabeza, Señora Antonia, estamos a falar de Hitler, non de Gil o do Atlético. 
Continuó:
- E que Franco en Hendaya, fíxolle un cambalache a Hitler, que era un sargentucho, díxolle "Estamos con vosotros, pero acabamos de salir de una "gerra"", e mandoulles pra aló a Marcha Verde, porque quería aquelo de acabar co comunismo, e por iso mandou a Marcha Verde a Rusia. E que Hitler, como xa perderá a primeira jerra mundial, polo tratado de Vichy, estaba jodido, e invadiu os Paises Bajos, e París nun plis plas. Pero Franco quería a España.
Otra ancianita que le acababa de comprar un gorro con la bandera de España a un negro por cinco euros y lo tenía recién puesto en la cabeza se revolvió con la mirada viva y le dijo:
-Mira, yo soy una ignorante, no sé de la guerra ni de historia, pero no soy tonta y ese hijo puta mandó matar al padre y al marido de Lola del barranco, y los falangistas le quemaron la casa al Becho. (Los nombres son inventados, no recuerdo los que dijo).
Oido esto, ya me fui a tomar café con las lumis y a trabajar más tranquilo.