Google+ Followers

miércoles, 13 de abril de 2016

PANAMÁ PAPERS Y OTROS PARAÍSOS NÁUTICOS.

Con la historia de sociedades propiedad de ciudadanos ricos de países muertos de hambre, recordé mi propia historia como telegrafista en buques de bandera de conveniencia. En 1973 embarqué en el M/s (buque de motor)"Cosmonaut". Construido con créditos oficiales dos años antes con el nombre "Kosmonaut" junto a su gemelo "Kosmokraat" en Hamburgo, fue abanderado por sus armadores alemanes en Singapur. Su tripulación era mixta, oficialidad mayoritariamente alemana, maestranza y tripulación gallega. Los tripulantes gallegos éramos contratados por un Consignatario con oficina en la Coruña, por supuesto las condiciones económicas y sociales eran mucho peores que las de los tripulantes alemanes. Sabiendo la que se les venía encima los mayoritarios oficiales alemanes con el Capitán a la cabeza, nos trataban malamente, como esquiroles. Éramos solo tres oficiales españoles y ocho alemanes. Mis discusiones con casi todos ellos eran constantes, especialmente con el Capitán, no consideraban culpable a la Compañía de su paulatina sustitución por mano de obra barata, consideraban que los culpables eran los emigrantes. Todos hacíamos nuestro trabajo, pero los desprecios eran constantes.
Esta historia se repitió en el "Kristl Hermann", panameño, en el "Santa Ursula" Singapureño, el "Stardust" panameño y el "Dorado"Liberiano. Pero en ellos ya no había una tripulación mayoritaria de la nacionalidad de la Compañía. Incluso el más cruel de todos, el "Dorado"con tripulación totalmente española tenía un nido de sinvergüenzas entre su oficialidad. Tales fueron las trampas y abusos que lo denuncié a la International Trade Federation (ITF), lo que trajo una parada del buque tres meses en el puerto de Rotterdam, la liquidación de todos los tripulantes con los sueldos ITF, cambio de nombre y bandera del barco. Esto me dio un prestigio notable, menos mal que aprobé las oposiciones...Era un tiempo en que los sindicatos valían para algo (en el extranjero, aquí empezaban).
Después vinieron los "socialistas", descubrieron la "gestión privada del sector público", las subvenciones del franquismo a los navieros continuaron, pero los buques se registraban en el "Registro Canario" donde no pagaban ni la seguridad social de sus tripulantes africanos o hispano americanos, ni el impuesto de transmisiones, ni... Pasado un tiempo prudencial eran abanderados en Panamá, olvidando sus créditos ICO y sus subvenciones.
 Mi etapa panameña me descubrió otro truco, "Mortgage" hipoteca en inglés. El truco consiste en hipotecar el barco, que solo puede ser embargado para el pago de salarios de sus tripulantes, no por incumplimiento de obligaciones fiscales, financieras, de responsabilidad de la carga, o impago de deudas de escala en puerto. Un cartel pintado en el puente avisa de ello: Este buque está hipotecado, no podrá ser enajenado excepto para pagar salarios de la tripulación. El salario de toda la tripulación era en aquel tiempo unos 30.000 Dólares algo así como dos millones de pesetas, una mierda, el fueloil de un viaje incluidas las comisiones de los responsables.
Los mismos que han montado este tinglado en los años sesenta, los que lo importaron a España en los noventa, con penosos resultados, los que tienen 200.000 empresas con sede social en ciudades de 80.000 habitantes, se escandalizan ahora con los PANAMA PAPERS.
http://queaprendemoshoy.com/wp-content/uploads/2013/08/foto-maritimo.jpg