Google+ Followers

sábado, 4 de febrero de 2017

TECNOLOGÍA DE TELECOMUNICACIONES.

Mostrando 20170204_154147.jpg 

Diario hablado de Radio Nacional de España. La radio de mis padres, el parte, los discos dedicados y las radionovelas. Cuando no se iba la luz.
 
El temporal trae recuerdos de infancia, de la época en que nuestra sociedad tenía treinta años de retraso con muchas otras, incluidas algunas africanas. De esa época que nuestros dirigentes quieren resucitar.
Tras una guerra administrativa de dos años, mi padre consiguió llevar la energía eléctrica al remoto paraje situado a cuatro kilómetros de la capital de la provincia donde vivíamos. La autorización del suministro establece que la linea es de su propiedad. La compañía suministradora establecía los precios del hilo de cobre. El cliente solía traerlo de contrabando de Portugal, en este caso se hizo lo mismo. 
Pronto tuvimos radio: Radio Pontevedra, EAJ40. Aquí Radio Pirenaica ... Ici París, la radiodifusiòn televisión française. 
Yo estaba enamorado de los discos dedicados: "A Manuel en su marcha a Venezuela de su esposa que lo quiere, "El emigrante". Quería contactar con el programa y dedicarle "Madrecita" a mi madre, no sabía que tenía que hacerlo previo pago de cinco pesetas. Decidí hablar con la radio, a los cuatro años no sabía que la voz se transmitía por un cable diferente del enchufe, tampoco que existían las ondas hertzianas. Desenchufé la radio y subido a una banqueta en el mesado de la cocina propagué por el enchufe: Aquí José Antonio, hablando para Radio Pontevedra, quiero dedicar a mi mamá la canción "Madrecita". Volví a enchufar la radio, no recogieron mi petición.
Cuando a la noche volvió mi padre se lo conté. Se asustó mucho.
-¡No vuelvas a hacerlo! La radio no funciona así, viene por el aire. Podrías haberte quedado sin lengua o peor...
En la vecindad había una familia de electricistas. Pregunté al hijo que tenía mi edad como podía venir las música y la voz por el aire. En el gallego que era nuestra lengua académica me explicó.
-Mi padre me lo dijo. Hay unos músicos pequeñitos dentro de la radio, esos son los que hablan y tocan y a veces si miras por una rendija puedes verlos.
No creí a mi amigo, gracias a eso no desmonté la radio y mi padre pudo escuchar el parte.