Google+ Followers

miércoles, 8 de abril de 2009

HIDRIA SEGUNDO. Jacobo Costas.


El Hidria.-

Un país marítimo que vive de espaldas al mar está condenado a la dependencia y a la pobreza. En España para la mayor parte de la población, la mar ha sido históricamente un paréntesis, para huir, para emigrar o para hacer la mili en África. Y yo he nacido aquí hijo de padres del interior. Pero la fascinación pudo más que la tradición. Era mi primer destino como Radio en un barco. Embarqué en Vigo en junio de 1971 en el Trasatlántico "Montserrat" como 3er. Radio. Una chatarra. Nada más presentarme, me asomé a la borda y vi a nuestro costado un barco de vapor, de madera, sumergido hasta la cubierta, muy limpio y bien cuidado. Pregunté a un marinero:

-Buenos días, ¿ese barco?.
Me miró con cara de extraterrestre.
-¡ Es el aguador!
- Y,¿ por qué no toman el agua del muelle?.
-Porque es más cara. Y el agua de Meira que traen es mejor.
Supuse acertadamente que el marinero era de Meira.

El aljibe se llamaba Hidria II. Para mi un aguador en esa época era un tipo con un mulo cargado con botijos que llevaba agua a los segadores. Y me sorprendió que en esas fechas aún existiesen barcos aljibes a pie de muelle.

En 1984 había dejado de navegar y estaba de Encargado del Balizamiento de la Ría de Vigo, cada vez que regresaba a la casa del Faro de Cabo Estay veía un casco de madera, de un velero histórico de principios de siglo, abandonado en los astilleros Hermanos Lagos, era el "Eilun" Una goleta de dos palos preciosa. Un día un grupo de hombres trabajaban en él. Fernando Liste, el farero de Ons me los presentó, eran los Costas. Juan era mozo y Jacobo era un adolescente, trabajador, inteligente.
Jacobo Costas:
Encontré a Jacobo de nuevo trabajando en el "Hidria Segundo" en O Grove en 2005. Con María José, su esposa, algo de ayuda oficial y muchos esfuerzos consiguió reconstruir el buque, poner su máquina en funcionamiento, es una máquina de vapor procedente del Hidria primero y poner toda la documentación en orden, lo cual es trabajo para varios años en este país de burócratas. Aún hoy no tiene un lugar decente donde atracar el barco y embarcar su pasaje.
En cualquier país de tradición marítima ese barco sería placer para los adultos, aprendizaje para centenares de escolares que podrían conocer el medio marítimo, la tecnología más antigua junto a la más moderna y orgullo de sus instituciones, algo que mostrar que no es de cemento.

Las dificultades financieras los tienen asfixiados, pero son gente trabajadora, gente decente y este es un escollo menor, nunca un crédito mató una ilusión.



Os pongo enlaces donde podéis ver la reconstrucción y actividades del "HIDRIA SEGUNDO"

Y el blog de Sesé.