Google+ Followers

domingo, 20 de septiembre de 2009

LA NIGERIANA.

Imagen de Público.es

-Si, soy yo, dime...
-...
-¡Joder! y ¿no puedes esperarte hasta el lunes?
-...
-¡Vale! Voy pallá.
- Te vale a ti, quedas para cenar con el coñazo de tu madre un sábado, y ahora me dejas tirada con los niños.
-Mujer, es un buen cliente con un problema en la Jonquera. Voy a ver si puedo echarle una mano.
La llamada ficticia al móvil dio resultado. La noche es joven, sabado sabadete. Un brazo de mar, la ropa planchá, como un pincel, iba a cenar con mi madre...

Con lo de la crisis, no se hace nada, estos blancos de los camiones son unos guarros y hieden, los otros también, pero estos son peores, especialmente los de fuera... En cuanto acabe de pagar voy hacerme una casa en Apapa, bien bonita, la estoy viendo entre el Rio y la Playa. Ahmed me venderá el terreno y pondré un club, mejor un hotel... Solo me faltan tres mil dólares por pagar. Joder, la policía, seguro que nos denunciaron los del club de enfrente. Que dios quiera que no me cojan...

Que buena está la hijaputa, ucraniana o lo que sea. Como un marqués. El güisqui de los cojones es un garrafonazo, ma dejao baldao. A la parienta le digo quel cliente se puso pesao con lo de invitarme, de contento que estaba. En la siguiente avería me la tiro...¡ Hostia!, de donde sale... Coño, los mossos... Mira que es bestia, pues ha cobrado, negra y vestida de negro, ya le vale.


Joer, que gusto estar en casa, y esta durmiendo como una vacorra. Vamos a poner el larguero, ¡coño! si son las cuatro.

"En la Jonquera, una mujer nigeriana, al parecer prostituta, que se asustó por la presencia de los mossos, que investigaban un robo, cruzó la vía y fue atropellada por un vehículo que se dio a la fuga, murió en el acto".

Mira que pasarme a mi...