Google+ Followers

lunes, 22 de octubre de 2012

APOSTOLOS MANGOURAS. Un Capitán.

El capitán Mangouras después del naufragio.
 
Navegué unos ocho años en total, de los cuales siete fueron de Telegrafista. El Telegrafista solía ir solo en la Radio, actuaba como Jefe de Estación a las órdenes del Capitán. La relación era muy directa y en los buques de capital alemán más todavía, por ser el Oficial de Radio (Funker) el encargado de documentación de puerto, cuentas, nóminas, divisas, cantina, y a veces otras, además de las actividades propias de su especialidad. Conocí en esos años a diez o doce capitanes de tres nacionalidades, con alguno de los cuales repetí dos embarques y he conocido gente de extraordinaria competencia y valor y alguno absolutamente miserable, tanto como robar de la comida de la tripulación. Esto solo lo viví con un holandés y un español. Los buques eran de banderas como Singapur, Panamá o Liberia y los capitales eran  españoles, de los Países Bajos o alemanes. 
En los medios ecologistas se calificó al "Prestige" como chatarra, unos años antes el CAMPALANS, de Campsa era despachado por las autoridades marítimas españolas para el transporte de combustible entre las rías a los setenta años de edad. Las condiciones de cualquier buque no son proporcionales a su edad sinó a muchos otros factores. 
En las revistas especializadas (en España no hay) he estado viendo que el comportamiento del Capitán Mangouras es ejemplar, su solicitud de abrigo, su solicitud de transbordo del fuel, la pelea económica de las compañías de remolcadores que solo se hicieron cargo del buque a requerimiento del Gobierno de España, que junto con Portugal denegó el acceso a las aguas territoriales.
 Con un temporal y olas de diez metros, una tripulación aterrorizada y un petrolero con una grieta del tamaño de un barco pequeño 50 mts. que hizo que el "Prestige" tuviese una escora entre 20º y 35º, puso a salvo a su tripulación aterrorizada, ayudado por el Jefe de Máquinas y el primer Oficial que se quedaron a bordo, mediante los tanques de lastre, adrizó el barco. Se jugó la vida  para dar el remolque. No descalabró a los dos incompetentes que le arrebataron el mando por orden del ministro y que no hicieron otra cosa que estorbar. Me atrevería a decir que la actuación del Gobierno de Aznar y sus cómplices contraviene los usos del mar, el vigente Código de Comercio de 1885, que regula las competencias del Capitán y la normativa internacional que regula el auxilio y salvamento en la mar. Los culpables reales del desastre y la ruina económica que para el país supuso no irán al banquillo. El estado español hará presión para que el Capitán Mangouras sea condenado y así recuperar algo de los costes de la mala gestión. Al PP le sirvió para desembarazarse de Cuiña, un tipo con boina cuando ya se llevaban los caciques con birrete. A muchos mediocres patrones le sirvió para cobrar subsidios sin ir a la mar. Lamentaría la condena del Capitán Mangouras, por hacer lo que debía. Pero no creo en las instituciones de mi país y ojalá me equivoque, pero la panda de corruptos ignorantes harán que lo condenen..