Google+ Followers

domingo, 15 de febrero de 2015

FECOMAGNETISMO MÉDICO.


 





Imagen: http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/la-terapia-fecomagnetica-perspectivas-de-futuro-1297.html

Estaba en una de limpieza y lijado en la cocina de los sueños de todo cocinero que se precie, la radio puesta en Radio3, que empecé a frecuentar desde que la SER se está convirtiendo en la voz de su amo. Empezaron a hablar del FECOMAGNETISMO MÉDICO. Paré de hacer ruido, pues el tema en el país en que estamos y como viene la Seguridad Social que nos proporcionan los honrados ciudadanos que nos gobiernan tiene futuro. En un país tan enmierdado, si te curas a base de orinas y heces magnetizadas tienes la salud asegurada. Y algunos montarán un laboratorio fecomagnético cagando leches, y asegurarán el futuro en una fábrica de conservas abandonada. Los trabajadores serán baratos, que ya estamos acostumbrados a conservar esas cosas.
La historia sale de dos chicos de Valencia, Mariano Collantes  y  Fernando Cervera. biólogos que montaron hace un año una página de medicina alternativa, y con una visión realista de la sociedad dijeron que había que tener un científico, le llamaron Hugh Nielsen, una universidad, le llamaron Jerusalem y una técnica Fecomagnetismo. En la página exhibían fecales para untar, gases pépticos para inhalar y orines para beber. La coña fue a más y dieron conferencia en un congreso de Astrología en Madrid, invitados a volver el año que viene y a montar stand para vender sus productos. No solo eso, una diputada les aseguró que creía en esa medicina y que iba a proponer que fuese acogida en la Sanidad Pública. Páginas web de muchos países acogieron esta práctica, incluso encontré una que publica la foto del científico, cuyo nombre fue fabricado con los nombres de los actores que representan a los dos médicos más famosos de series de televisión.
Y es que en esto del miedo a perder la vida, se nos  induce a creer lo increíble. Desde que tenía diecinueve años el científico que esto escribe ha estado sometido a un tratamiento electromagnético intensivo, emisoras, antenas, radares, y lo de la fecalización le viene dado desde su nacimiento: Por ser pobre, por tener vacas, por ser español.  Debe ser por todo ello que tengo esta piel tersa y esta buena salud. En estos lares nuestra vida está condenada a ser sacrificio, miseria y emigración. Cuando parece que cuando la cosa va a tener libertad y dignidad nos viene una ola de fecomagnetismo. Solo se libran los chorizos.
Los jóvenes científicos que inventaron el "Fecomagnetismo" han publicado un libro: "El arte de vender mierda". No se si merece la pena comprarlo, solo tenemos que esperar.