Google+ Followers

jueves, 26 de noviembre de 2009

Ensayo sobre el Capitalismo.

El Sr. Madoff esperando que le recojamos para ir a la Cocina Económica.



Mis compañeros del Economic Kitchen College, -que viene a ser como aquí la oficina económica de Presidencia del Gobierno- en el hogar para mendigos donde paso algunas noches cuando viajo al extranjero (p. e. Orense) , me han encargado que escriba estas lineas, que traducen opiniones que deben ser sometidas a la consideración de la asamblea popular.


Y es que a perro muerto todo son pulgas. Los ibéricos somos más avispados que los sajones, por eso a los españoles y portugueses nos va tan bien. El Sr Madoff tuvo una antecesora portuguesa: Dona Branca la banquera de los pobres, una solterona que murió en el noventa y tres pero antes dejó en pelotas a unos cuantos miles de muertos de hambre portugueses, obreros, parados, que le habían confiado sus ahorros y cuando el gobierno intervino en los negocios de Dona Branca media Lisboa obrera y proletaria había recibido durante un año intereses del diez por ciento mensual mediante un recibo de depósito sin valor legal. Los afectados no creyeron en principio que habían sido estafados, creían que lo de las pirámides eran unos rollos de egipcios. Naturalmente, echaron la culpa al gobierno del cierre del "escritorio" de Dona Branca y de la pérdida de sus depósitos.


Poco tiempo antes me fuí a naufragar a Portugal. Mi inolvidable protector Don Victor Pedrossa, me avisó de que lo de Dona Branca acabaría mal:


-Esos réditos -me dijo- solamente se pueden obtener con drogas o armas. Don Victor tampoco sabía que una pirámide puede ser portuguesa. Dias mas tarde Dona Branca estaba en prisión. Los modestos inversores que recibían un diez por ciento de interés mensual no le daban importancia si sus beneficios venían de armas o drogas, les importaba doblar su capital en un año.


Hace un año Mr. Madoff, un mago del Nasdac, dejaba sin cincuenta mil millones de dólares a unos cuantos pringados. Parece que las autoridades norteamericanas han localizado en USA unos cuantos cientos de millones invertidos en chorradas , casas, yates, joyas y otros cuantos cientos de millones en un par de cuentas en paraísos fiscales.


En un monográfico de la BBC un pequeño ahorrador, de la misma comunidad judía que el Sr. Madoff, que en vista de los extraordinarios intereses que gracias a la influencia de la sinagoga obtenía de la Sociedad Madoff, depositó en Madoff todo su patrimonio, me dejó atónito con su relato.


El buen hombre, que junto con su mujer vivía del capital que habían acumulado con una floristería, y mantenían el negocio mediante dos empleadas, disfrutando de una holgada posición, la floristería seguía dando beneficios, y las fabulosas inversiones Madoff les daban unos rendimientos inesperados. Cuando las fabulosas inversiones se volatizaron al no poder soportar la humanidad a tantos benefactores al mismo tiempo; el pobre hombre tuvo que despedir a sus dos empleadas y ponerse a trabajar. Su comentario más airado fue:
-Hace falta ser desalmado para estafar a uno de los suyos.
No suelo alegrarme del mal de nadie. Tampoco del mal del pobre viejo, que no por eso es menos sinvergüenza. Según dijo, lo que le molestaba era que estafase a miembros del club y de la sinagoga. Es decir, si hubiese estafado a otros que no fuesen judíos sería un artista el Sr. Madoff. La comunidad financiera neoyorkina así lo consideró durante cuarenta años. Tampoco se creen que en N.Y. también hay pirámides. Que los folle un pez.
Los mendigos de mi comunidad hacemos público este aviso: Mucho ojo en que morral depositáis el gorro de las limosnas. En la cocina económica ya tenemos uno o ninguno afectados. Pero resulta confortable saber que los ricos también son gilipollas.
No hay que temer. El Gobierno español va a sacar una Ley de de Economía Sostenible. Me suena a estas teorías tipo Felipe González: "El trabajo es un bien escaso, hay que repartirlo" . Instauró el trabajo precario, contrato por horas, por obra, por día, etc. A mi, que cojeo por la izquierda por un paralís, me extrañó: "Joder, el capital es mucho más escaso,¿ por que coño no reparte el capital?", pues no, repartió solo el trabajo. Esta claro que la economía la van a sostener los de siempre, pero esta vez por ley. Por favor: paren de fabricar leyes, jubilen a los jueces que las imponen, subsidio a los abogados, cierren las cárceles, disuelvanse: Mas justo, mas seguro, más barato. Incluso los que curramos en la administración, sobrevivimos a pesar de ella. Solo viven de ella la panda que no la hinca. Los que curramos no tenemos problema, o si.


Dos de las casas del patrimonio Madoff. Con mi colega Alejandro las hubiésemos currado en un par de fines de semana. No trendría que estafar a nadie, el pobre...

A Alejandro.