sábado, 6 de agosto de 2022

SANXENXO.

 Cuando echaron de casa a mi amigo, Cáritas Familiar le puso un piso en primera linea de playa, siempre fue trabajador y adaptable, por eso está contento viendo el mar. Avisó de que su vecino quería llevar unas sillas metálicas al Punto Limpio y que me podían gustar. Mandó las fotos y dije que si.
Nuestro amigo me mandó la ubicación. Saqué la chulería y dije que sabía donde era el sitio, olvidé mi fecha de nacimiento, que junto con la pedrada de la infancia me desorientan bastante. Dí varias vueltas para encontrar una posibilidad de salida, seguí las indicaciones que mi amigo me dió por teléfono, por supuesto salí a la casa de un fulano que sin ser amigo mío debería estar en los Ilustres Ignorantes. Mi informador de reciclaje me dijo que parase, que ya me veía. Lo hice y un patán con buena planta cruzó la calle, se asomó a la ventanilla y me ordenó:
 -¡Circule!.
- ¡Ya me voy!.
-¡Le estoy ordenando que circule! ¡Ahora mismo!
 
 


Mi amigo ya se había subido al coche. Recordé que allí tenía su estatus Mariano, al que obviamente le habían asignado un guardia de corps que no se siente obligado a identificarse antes de tratar con falta de educación al viejo conductor de un coche con una mierda de remolque.

3 comentarios:

  1. Hahhaha... clap , clap, clap...

    ResponderEliminar
  2. Sanxenxo ven y cuentalo...pero k bien que estamos en invierno😍

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar