Google+ Followers

martes, 4 de marzo de 2008

FARO DE SILLEIRO,

El faro está en el Cabo Silleiro, construido en 1920, sustituyó al construido en 1860. El cabo está entre los puertos de A Guarda y Bayona. Para darle más alcance los ingenieros civiles lo situaron en la ladera de una montaña, justo en el punto de formación de las nubes, de forma que cuando el día está despejado y hay una sola nube, esta se encuentra rodeando justo la linterna del Faro. Es un sistema que tienen de joderla los ingenieros. Así no se ve. Como cuando hacen una curva de noventa grados, sin motivo aparente, en medio de una llanura castellana. Luego le ponen una señal de limitación de velocidad y ya está.
En Cabo Silleiro me pusieron a mi en 1979 y no limitaba nada. Hacía el segundo periodo de prácticas. El primero se hacía en Alcobendas (Madrid). Gente de toda España venía y se instalaba unos días, vengo de parte de... pasaba por aquí. Todos los días había tertulia. Cada noche de turno subía a la torre para encender el faro y ver lo del horizonte visible y esas cosas. Entonces pillé el tranquillo de decir, como para disculpar mi ausencia a las siempre presentes visitas: Bueeeno, tengo que echar a andar el faro. Héctor, mi hijo de tres años estaba emperrado en subir conmigo, y yo no le dejaba por seguridad. "Non, que o faro é perigoso". Invariablemente cuando volvía el niño me preguntaba si ya andaba el faro. Si.
Así muchos días. Un día me dijo que quería ver como andaba el faro. Me puse a explicarle lo de la luz, el peso motor, la cubeta de mercurio. "Pero, ¿como anda?, ¿voa?" ¿Vuela?.
Años más tarde fuí al faro de la Isla de Sálvora por un turno de veinte días, me llevé a mi hijo menor que entonces tendría cuatro años. Los dos navegaron mucho conmigo, por el Mediterraneo y el Atlántico. A los dos días Daniel me preguntó ¿Cuando llegamos?. En dieciocho días. Puso gesto de contrariedad y dijo: "Estoy harto de andar en isla, esta isla no anda nada, navega tan despacio que no llegaremos nunca"
Libro del día. Faros españoles del océano. Miguel A. Sanchez Terry.